La siembra de semillas de gramíneas en términos generales no debe ser muy profunda, lo

más a unos 2 cm de profundidad.  Lo más importante para asegurar una buena germinación

y sobrevivencia de las plantas, a parte de la profundidad es realizar una buena compactación

con el objetivo de que la semilla esté en contacto con el suelo

Palabras clave: Siembra; profundidad

Fuente: Ing  Marco Vinicio Lobo Di Palma, MBA.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Calendario de Actividades

Febrero 2020
L M X J V S D
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 1

sello-ganador-verde-e-inteligente